Archivo de la categoría: Política Económica

El Centro de Málaga. Reflexiones sobre su desarrollo.

Málaga, primero de abril. Desde las páginas del diario Sur, Enrique Linde, presidente de la Autoridad Portuaria, avisa: “el Centro se saturará pronto”.

En estos días es cuándo se hace más visible el peligro que corre el Centro de Málaga.

Inicio de la primavera, Semana Santa, y cuatro cruceros descargando de golpe más de 8.000 bermudas andantes. No hay quien de un paso en el Centro de Málaga. Podemos pensar que es un hecho puntual. Sería un error. Más bien es una constante.

La peatonalización de Calle Larios supuso el pistoletazo de salida a una progresiva mercantilización del Centro Histórico donde, incluso, se ha dejado atrás el intento de crear en un centro comercial abierto, que reproduciría los mismos estereotipos con los que identificamos cualquier centro comercial del extrarradio, y así poder quitarles un público por entonces en aumento, para convertirse en un parque temático abierto. Una oferta sin competencia en la provincia. Un espacio ficticio, urbanoide, que simula una ciudad, pero donde se han eliminado los aspectos más desagradables.

Las consecuencias que está teniendo este proceso, de más sombras que luces, son varias:

Se ha iniciado un proceso de gentrificación. El Centro ha dejado de ser un barrio. Es un espacio sin vida repleto de figurantes de paso.Los ruidos, la falta de comercios básicos y el exceso de visitantes-usuarios, y se comportan como tales, hacen la vida imposible a los vecinos, que emigran en el momento que se les pone una oportunidad al alcance. Y al perder a su gente, pierde las señas de identidad, sus constantes vitales.

Se ha creado un escenario donde el ciudadano es espectador y decorado a la vez, pero no tiene posibilidades de participar. Un lugar donde el visitante pueda gastarse su dinero en cosas que no le sirven, pero el ciudadano no pueda comprar nada que necesite. No se ha intentando diversificar los usos comerciales. En el Centro no se compra, se consume.

Se ha focalizado en exceso la atención a un número limitado de calles, menospreciando y desperdiciando el resto de la ciudad, para limitar las acciones a un reducido espacio controlable que está siendo incapaz de absorber los resultados del efecto llamada que se ha volcado sobre él.

Pero no todo es negativo. Los esfuerzos que han hecho las distintas administraciones, siempre con vistas a mejorar la oferta turística de la capital, posibilita al ciudadano una serie de opciones que no disponía hasta la fecha. En una década, el Centro ha dejado de ser un barrio decadente para convertirse en el foco de atracción de la ciudad. Se ha impulsado la locomotora más importante de la ciudad. Pero es una maquinaria a punto de reventar.

Es el momento de tomar una serie de decisiones encaminadas a reconducir la situación para poder aprovechar la inercia creada:

La primera medida debería estar encaminada a poner freno a la emigración de los actuales vecinos, adoptando las medidas necesarias para facilitar su vida diaria.

Se hace necesario ampliar los límites del Centro, llevando los efectos económicos al resto de los barrios. Una primera fase en la que se debería integrar calles como Carretería, Victoria o el Ensanche de Heredia, para dar paso posteriormente al resto de los distritos. Mejoras urbanas, peatonalizaciones y la creación de espacios urbanos encaminados a dar una solución de continuidad a calle Larios.

Ayudas para fomentar la revitalización del sector comercial en esas zonas. Favorecer la instalación de nuevas empresas, regulando la diversificación de los usos comerciales, y creando nuevos puntos de atención.

La recuperación del patrimonio histórico. Potenciar la restauración de edificios con algún grado de protección, facilitando su adecuación a usos terciarios. El patrimonio de la ciudad no debe ser sólo un decorado. Debe permitir interactuar con el ciudadano y ser un trampolín para el empresario, poniendo el valor la diferenciación que supone la ubicación en el centro histórico de una ciudad.

Todo encaminado a reanimar sus constantes vitales antes de que fallezca. De éxito.

Se aprueba el Texto Refundido de la Ley de Contratos del Sector Público.

La disposición final trigésima segunda de la Ley 2/2011, de 4 de marzo, de Economía Sostenible, autoriza al Gobierno para elaborar, en el plazo de un año a partir de la entrada en vigor de esta Ley, un texto refundido en el que se integren, debidamente regularizados, aclarados y armonizados, la Ley 30/2007, de 30 de octubre, de Contratos del Sector Público, y las disposiciones en materia de contratación del sector público contenidas en normas con rango de ley, incluidas las relativas a la captación de financiación privada para la ejecución de contratos públicos. Dicha habilitación tiene su razón de ser en la seguridad jurídica, como puso de manifiesto el Consejo de Estado en su dictamen de 29 de abril de 2010, al recomendar la introducción, en el texto del anteproyecto de modificación de la Ley 30/2007, de 30 de octubre, sometido a dictamen, de una disposición final que habilitara al gobierno para la realización de un texto refundido, con el alcance que se estimara por conveniente. Efectivamente, la sucesión de leyes que han modificado por diversos motivos la Ley 30/2007 unido a la existencia de otras normas en materia de financiación privada para la ejecución de contratos públicos incluidas en otros textos legislativos, pero de indudable relación con los preceptos que regulan los contratos a los que se refieren, aconsejan la elaboración de un texto único en el que se incluyan debidamente aclaradas y armonizadas, todas las disposiciones aplicables a la contratación del sector público.

Se ha procedido a ajustar la numeración de los artículos y, por lo tanto, las remisiones y concordancias entre ellos, circunstancia ésta que se ha aprovechado, al amparo de la delegación legislativa, para ajustar algunos errores padecidos en el texto original. Igualmente, se ha revisado la parte final de la Ley, eliminando disposiciones e incluyendo otras motivadas por el tiempo transcurrido desde la aprobación de la Ley 30/2007 y sus modificaciones.

En su virtud, a propuesta de la Vicepresidenta del Gobierno de Asuntos Económicos y Ministra de Economía y Hacienda, de acuerdo con el Consejo de Estado y previa deliberación del Consejo de Ministros en su reunión del día 11 de noviembre de 2011, se aprueba el Texto Refundido de la Ley de Contratos del Sector Público, cuyo texto se enlaza a continuación.

Acceso al Texto Refundido

Nada nuevo bajo el sol.

El presidente de la Junta, José Antonio Griñán, ha anunciado en el Debate sobre el Estado de la Comunidad 27 actuaciones dirigidas a facilitar la creación de empleo en Andalucía, acelerar y orientar la recuperación económica.

Una batería de medidas coyunturales de poco calado que pasa superficialmente por varios de los grandes problemas que arrastra la sociedad andaluza: el bajo desarrollo del tejido industrial y la escasa formación del trabajador medio. Dicho en otras palabras: 1) no hay creación de empleo debido al nulo apoyo al emprendedor y a los pocos incentivos a la diversificación; y  2) la baja formación del trabajador hace que su demanda sea de todo menos flexible, no pudiendo acceder a la mayoría de los escasos puestos que se van ofreciendo.

Desde aquí, para ser sinceros, ante las previsiones electorales que lanzan las periódicas encuestas, esperábamos unas medidas más arriesgadas. Es cierto que se destinarán 250 millones de euros en incentivos, pero no deja de ser una medida coyuntural. Por otro lado, el impulso de la formación profesional no deja de ser algo que suena cada vez que se habla de empleo, pero a la hora de la verdad no llega a concretarse en resultados plausibles.

En cuanto a Construcción de refiere, poca novedad. El Plan OLA, digno nombre a un plan veraniego, para la realización de obras de mejora en colegios, y destinado parados de larga duración. No he encontrado el  desarrollo del plan, pero supongo que serán obras a concurso para las empresas de siempre, solo que con la obligación de que la plantilla esté compuesta por un porcentaje de parados que cumplan los requisitos solicitados.

Ni que decir tiene que esperaba algo más. Por lo pronto, el desbloqueo y la dotación presupuestaria de la mayoría de los proyectos que se amontonan en los despachos, a la espera de ver la luz definitiva, muchos pertenecientes a los Programas de rehabilitación definidos en el Plan Concertado de Vivienda y Suelo 2008-2012. Ver http://bit.ly/lrV5Z8

Dejo aquí algunas de las medidas relacionadas con la construcción y rehabilitación.

Quien quiera saber más puede enlazar aquí: http://bit.ly/khP1az

– Plan de Oportunidades Laborales en Andalucía (Plan OLA):

Con la finalidad de crear empleo en el sector de la construcción en el ámbito local en obras de modernización y mejora de centros educativos por importe de 200 millones y destinado a parados de larga duración, con cargas familiares sin prestación.

– Desgravación en el IRPF por obras en la vivienda propia:

Con el fin de generar empleo y activar el sector de la construcción y actividades complementarias con la deducción del 5% en el IRPF de las cantidades satisfechas en obras en la vivienda destinadas a mejorar la eficiencia energética, incorporar energías renovables o la eliminación de barrerasarquitectónicas. Destinadas a familias en función de su nivel de renta.

– Prórroga del programa de rebaja y mejora de la financiación para adquisición de viviendas:

Con la finalidad de facilitar la adquisición de viviendas para las familias andaluzas y dar un impulso a la venta del stock de viviendas. Se creará un convenio de colaboración con las entidades financieras para facilitar y mejorar la financiación de la adquisición de la vivienda.

Edificio en rehabilitación.

La Rehabilitación en Construcción y la Creación de Empleo.

Domingo, 5 de diciembre de 2010. Informativo de La Sexta. La Secretaria de Estado de Empleo, Dña. María Luz Rodríguez afirma que la rehabilitación de viviendas es el foco de empleo que puede absorber gran parte del desempleo de la construcción.

 DESEMPLEO POR SECTORES

  AGRICULTURA 133.696 2.437 1,86 23.629 21,47
INDUSTRIA 485.441 -1.744 -0,36 -11.884 -2,39
CONSTRUCCION 724.091 -769 -0,11 -2.697 -0,37
SERVICIOS 2.402.348 15.757 0,66 161.485 7,21
SIN EMPLEO ANTERIOR 364.718 8.637 2,43 70.815 24,09

 

  

 

 

Datos del desempleo por sectores. Noviembre de 2010. (Fuente, Ministerio de Trabajo e Inmigración).

Ante todo, lo primero que habría que hacer es preguntarle a la Sra. Rodríguez qué llama ella rehabilitación.

Desde luego, no creo que espere que el subsector “arreglo de baños y cocinas” absorba 700.000 puestos de trabajo. Incluso asumiendo que la baja movilidad, en cuanto a primeras viviendas se refiere, impulsen los arreglos y reformas, apostaría que, y esto sin ningún tipo de estadísticas de apoyo, tras tres años de crisis económica, más de 4 millones de parados, unas expectativas más que negras, y un parque de viviendas recientes más que amplio, la mayoría de las familias piensa que no es el mejor momento para cambiar el baño. 

En el lado opuesto de la definición anterior, tenemos la rehabilitación integral de edificios. Edificios en malas condiciones, más o menos deshabitados, normalmente en el centro de las ciudades y con cierto valor histórico. Estos trabajos solían cubrir una demanda hasta hace poco creciente, dándole un valor añadido a los edificios y dirigidos normalmente a un mercado de jóvenes y profesionales,…Esto, que literalmente es una rehabilitación, en realidad está generando nuevas viviendas, y necesita una demanda y una financiación exactamente igual que cualquier otra obra nueva. Estas promociones responden más a la falta de suelo o de un producto en particular, que una salida real al frenazo inmobiliario. Y desde luego, no será por aquí por donde arreglemos el desempleo.

En medio, entre la reforma y la rehabilitación integral, está el acondicionamiento y mejora de edificios, propiciado principalmente por un enorme parque de edificios con más de 30 años, bajas calidades constructivas, deficiencias en aislamientos y poca consideración en cuanto a accesibilidad. Estas reformas, principalmente dirigidas a comunidades de propietarios, hasta ahora han venido facilitadas por programas de ayudas y subvenciones, tanto estatales como autonómicas. Aunque, como es lógico pensar que, la política de recortes afectará claramente a estas ayudas, la obligación a realizar inspecciones técnicas (ITE) y la próxima publicación del decreto para la certificación energética en edificios existentes (como ya hemos comentado aquí) puede relanzar este tipo de reformas, dependiendo, principalmente, del grado de vinculación entre el dictamen técnico y el posterior arreglo o mejora de las deficiencias detectadas. Sí podemos pensar que habrá un repunte en este tipo de obras. Será, sobre todo un foco de empleo especializado, más cualitativo que cuantitativo.

Por último, un tipo de reforma altamente cualificada, destinada a la mejora de instalaciones, sobre todo energéticas, basadas en el apoyo a la sostenibilidad y las energías renovables, donde entra de lleno el sector empresarial, en cualquiera de sus tres sectores, y que será dónde puedan actuar las ingenierías, instaladores y empresas de construcción debidamente reconvertidas.

Conclusión:

¿Absorberá la rehabilitación el desempleo de la Construcción? Pensamos que no. La creación de empleo vendrá de la mano de las comunidades de propietarios, vía ITE, por un lado, y de las reformas energéticas por otro, pero generarán un empleo de media-alta cualificación, nunca para absorber un desempleo mayormente de baja formación. Esta se repartirá en otros sectores, como la industria o, menos, la agricultura, en la demanda latente de primera vivienda, sobre todo una vez normalizado el stock actual, en la obra civil y en la economía sumergida.

Nota de Prensa de la Agencia Andaluza de la Energía.

El Consejo de Gobierno ha autorizado a la Agencia Andaluza de la Energía dependiente de la Consejería de Economía, Innovación y Ciencia, una inversión de 55,16 millones de euros para apoyar proyectos de  fomento en esta materia durante los próximos cuatro años.

Las ayudas de la Agencia Andaluza de la Energía se destinan principalmente a proyectos de mejora de la eficiencia energética promovidos por empresas, administraciones públicas y ciudadanos; implantación de instalaciones de energías renovables y producción eléctrica en régimen especial mediante tecnologías innovadoras; biocombustibles y logística de biomasa; transporte, distribución y transferencia de energía; reducción de consumo; sustitución de combustibles tradicionales por gas natural, y realización de estudios y auditorías.

En función del tipo de proyecto, las ayudas cubren entre un 40% y un 80% del coste total, con prioridad de financiación para las pequeñas y medianas empresas. En el caso de los incentivos a particulares, se sigue un procedimiento simplificado mediante el cual las empresas especializadas actúan en representación de los ciudadanos en la tramitación de sus solicitudes para proyectos domésticos, como los relativos a pequeñas instalaciones solares de producción de agua caliente, estufas de ‘pellets’ para calefacción o adquisición de vehículos híbridos.

Blanco asegura la continuidad de las grandes obras de infraestructuras malagueñas.

Aunque éste no es un blog con vocación localista, más bien todo lo contrario, no puedo dejar de referir la buena noticia que desde el Ministerio de Fomento se hizo público en el día de ayer.

La montaña rusa en la que se ha convertido la política económica esta vez nos ha deparado una relación de obras indultadas de los ajustes presupuestarios propuestos, entre las que se encuentran las cuatro grandes obras de infraestructuras que se encuentran actualmente en ejecución en la provincia de Málaga, además de otras ocho en toda la Comunidad de Andalucía.

Parece ser que tanto la hiperronda, la ampliación del tercer carril de la Ronda Este, el acceso sur al Aeropuerto y el soterramiento de la travesía de San Pedro terminarán en 2011, con lo que tiene de positivo, no sólo la mejora de las infraestructuras, sino el empuje laboral que para las comarcas afectadas tiene la realización de los trabajos.  

Así y todo, el recorte en infraestructuras alcanzará la cifra de 5.700 millones de euros.

Tramo actual de trabajo del nuevo acceso al aeropuerto a la altura de Guadalmar.

En Septiembre…: Exámenes.

Aprovechando unos días de descanso, me apetecía sentarme y pensar cuáles serían las tareas a las que podría dedicarse una empresa de ingeniería, o de construcción, que le diesen un valor añadido a estas semanas de menos actividad.

Éste es un periodo favorable para abrir un debate en la empresa acerca del rumbo que está tomando el sector y los posibles cambios de dirección de la compañía.

La situación del sector se ha vuelto muy complicada. Los recortes del Gobierno en obra pública e infraestructuras ha pillado a la mayoría de las empresas con el paso cambiado. Empresas que, tras la caída del sector privado y los dos planes de inversión local del 2009, han hecho un esfuerzo para acercarse a la contratación pública, y ahora se encuentran en tierra de nadie.

En un panorama como éste, o nos hacemos fuertes en nuestra posición, minimizando los costes y mejorando la competitividad, esperando que el temporal pase, o intentamos el crecimiento, en base a la especialización en campos que nos aseguren cierta productividad, como la rehabilitación, la gestión de inmuebles (facility management) o la sostenibilidad, teniendo claro que la competencia será cada vez mayor.

Una tercera salida es la búsqueda de otros mercados. Países emergentes, con necesidades de infraestructuras aún sin cubrir, un sector privado al alza y un gobierno sin las imposiciones en cuanto a recortes del nuestro.

Otra posibilidad es la agrupación de empresas. No ya fusión de empresas, que es algo más complicado en el que entran otro tipo de circunstancias, sino lo que en banca se ha dado últimamente en llamar fusión fría, que no es otra cosa que mantener la gestión administrativa de la empresa independiente, pero unir los servicios operacionales para poder ofertar de una manera más competitiva, pudiendo aspirar así a contratos más selectivos con menor coste.

En fin, un abanico escaso de posibilidades para un entorno más que complicado.