Archivo de la categoría: Empresa

Suspensión temporal de las primas de nuevas instalaciones.

El Consejo de Ministros ha aprobado un Real Decreto Ley por el que se procede a la suspensión de los procedimientos de preasignación de retribución y a la supresión de los incentivos económicos para nuevas instalaciones de producción de energía eléctrica a partir de cogeneración, fuentes de energía renovables y residuos.

La compleja situación económica y financiera, así como la situación del sistema eléctrico, aconsejan la supresión de los incentivos para la construcción de estas instalaciones, con carácter temporal, mientras se pone en marcha una reforma del sistema eléctrico que evite la generación de déficit tarifario, esto es, la diferencia entre los ingresos procedentes de los peajes de acceso a las redes de transporte y distribución de energía eléctrica y los costes de las actividades reguladas del sistema. Las medidas emprendidas hasta la fecha no han resultado suficientes para corregir este déficit, que constituye una barrera para el adecuado desarrollo del sector en su conjunto y, en particular, para la continuación de las políticas de fomento a la producción eléctrica a partir de fuentes de energía renovable.

Margen de maniobra

Los objetivos de potencia para el año 2020, recogidos en el recientemente aprobado Plan de Energías Renovables, permiten al Gobierno disponer de un holgado margen de maniobra en la fijación de la senda de implantación de las instalaciones de producción de energía eléctrica a partir de fuentes renovables desde el momento actual.

Este hecho, unido a que la capacidad de generación instalada actual es suficiente para asegurar la cobertura de la demanda prevista, hacen que esta medida no afecte a la seguridad de suministro ni a los compromisos de España para con la Unión Europea en materia de producción renovable de cara a 2020.

Apuesta firme por las energías renovables

El Gobierno mantiene su apuesta firme por las energías renovables como parte indispensable del “mix” energético de nuestro país. En 2011, un 93 por 100 de la potencia instalada fue de origen renovable y estas instalaciones cubrieron un 33 por 100 de la demanda eléctrica, lo que convierte a España en uno de los países más avanzados en este sentido. Sin embargo, mantener el actual sistema de retribución no es compatible con la situación actual de crisis económica y de descenso de la demanda por lo que, mientras se reforma el sistema y se avanza hacia un marco retributivo renovable que promueva una asignación eficiente de recursos, se procede a paralizar temporalmente el sistema retributivo.

Pronunciamiento de la Comisión Nacional de la Energía

En paralelo, el Ministerio de Industria, Energía y Turismo ha remitido a la Comisión Nacional de la Energía dos cartas en las que se le solicita que se pronuncie sobre todos los aspectos relevantes para abordar el problema del déficit tarifario tanto en el sector eléctrico, como en el del gas.

Instalaciones afectadas

La medida afectará a aquellas instalaciones que todavía no han sido inscritas en el registro de preasignación de régimen especial en la fecha de entrada en vigor del Real Decreto Ley, así como a las instalaciones de régimen ordinario que a la fecha de entrada en vigor de la norma no tuvieran autorización administrativa otorgada por la Dirección General de Política Energética y Minas.

La suspensión afectará a las tecnologías acogidas al régimen especial, esto es, la eólica, solar fotovoltaica, termosolar, cogeneración, biomasa, biogás, minihidráulica y de residuos, al igual que a las instalaciones de régimen ordinario de tecnologías asimilables a las incluidas en el régimen especial.

La norma no tiene carácter retroactivo, es decir, no afectará a las instalaciones ya en marcha, a las primas ya autorizadas ni tampoco a las instalaciones ya inscritas en los registros de preasignación.

Asimismo, aquellas instalaciones en trámite que no estuvieran inscritas en el prerregistro en el momento de entrada en vigor de la norma tienen la posibilidad de desistir de su solicitud de inscripción en el registro de preasignación, en cuyo caso se les devolverán íntegramente los avales depositados. Además, también se devolverán los avales a aquellas instalaciones inscritas en los prerregistros que, en el plazo de dos meses desde la entrada en vigor de la norma, opten por no llevar a cabo la ejecución de la instalación.

  • Se suspenden temporalmente los procedimientos de preasignación de retribución y se suprimen, también temporalmente, los incentivos económicos para nuevas instalaciones de producción de energía eléctrica a partir de cogeneración, fuentes de energía renovable y residuos. La medida no afectará a las instalaciones en marcha ni a aquellas ya inscritas en los prerregistros.
  • Se pretende poner freno temporal a un sistema de retribución que entraña unos costes demasiado elevados para el sistema eléctrico, lo que provoca un incremento continuo del déficit de tarifa.
  • La medida no pondrá en riesgo la seguridad de suministro ni el cumplimiento de los objetivos renovables con la Unión Europea. Tampoco afectará a las instalaciones en marcha ni a aquellas ya inscritas en los prerregistros.

(Fuente: Consejo de Ministros).

 

Aprendamos de los niños.

Esta semana, en nuestra página de Twitter, se han cruzado varios comentarios acerca de la capacidad que tienen los niños de plantearse nuevas preguntas. Esto me ha hecho reflexionar en lo que, en un momento como el que vivimos, podemos aprender del comportamiento de los más pequeños. Para ver los comentarios íntegros tan solo tenéis que acceder a nuestro timeline de Twitter (algo que recomiendo). Nosotros los exponemos aquí con ligeras modificaciones para contextualizarlos:

– Mi hijo se ha enterado de que los Reyes Magos son los padres y nos ha pedido que no hagamos nada para ver si pasa algo.

– El mío me ha preguntado que si San José y la Virgen María hubiesen tenido más hijos tendríamos más Navidades.

Quien trate normalmente con niños, se ha podido dar cuenta de que, por norma general, hay un comportamiento común en ellos, y es su interés por aprender. Al nacer, nuestro cerebro está prácticamente vacío, pero con una gran capacidad observadora y la necesidad de ir relacionando lo que vamos descubriendo entre sí. Es lo que llamamos pensamiento lógico. A cada nueva respuesta le sigue obligatoriamente una nueva pregunta (y no al revés, como tristemente ocurre en el adulto, en su proceso de adocenamiento). Esto provoca esas escenas tan típicas en los pequeños, cuando les escuchamos lanzar los ¿por qué? como si de una máquina de lanzar pelotas de tenis se tratase.

En resumidas cuentas, de lo que hablamos es del descubrimiento a través de la inquietud, de la necesidad continua de respuestas. En definitiva, hay una serie de virtudes que podemos aprender (o recordar, para ser exactos) del comportamiento de los niños para trasladarlo a nuestra vida profesional:

  • No tener prejuicios.
  • Replanteárselo todo.
  • Ser inquieto.
  • Buscar respuestas constantemente.
  • Comportarse socialmente abierto.
  • Cooperar para un fin común.
  • Hacerlo divertido.
  • Abandonar lo que te aburre, e insistir en lo que te gusta.

Especialización, diversificación,… y una tercera vía.

Hay un momento en la vida de un empresa (léase un profesional), en el que suele enfrentarse a una disyuntiva recurrente. Siempre hay un punto en el que nos preguntamos: ¿especializarnos o diversificar?

Es más probable que ocurra en etapas complicadas, como la actual: tenemos una reducción en la facturación, o hemos hecho una mala elección de algunos proyectos, o incluso hemos entrado en una espiral de monotonía, que creemos no nos va a llevar al crecimiento esperado. Pero no siempre se produce en momentos de crisis. Puede tener desencadenantes positivos: hemos crecido lo suficiente y nos sentimos con fuerza para dar un giro a nuestra trayectoria.

La especialización suele ser una buena idea en el período de crecimiento profesional. Es una forma de acercamiento al cliente. Necesitamos afianzarnos en un sector o en un nicho de mercado. Controlamos unos procedimientos y queremos que nuestro cliente potencial sea consciente de ello. Es un punto en el diversificando corremos el riesgo de dispersarnos, y nuestros servicios se pueden difuminar en un abanico tan amplio que ni siquiera nosotros sabemos a qué nos dedicamos.

La diversificación, sin embargo, es una decisión que se suele tomar en períodos de madurez. Hemos conseguido una clientela lo suficientemente estable, como para sentirnos arropados en el sector en el que nos encontramos. Necesitamos afianzarla y empezamos a elevar el número de servicios para conseguir cubrir sus necesidades.

Para los profesionales, además, hay una tercera vía. Una posibilidad derivada de un mundo de competencia global, en el no es suficiente con ser bueno o brillante, sino que se hace imprescindible sobresalir para hacerse un hueco. Es ir un paso más allá de la especialización, y es hacerlo de una manera más activa. No es otra que dedicarse a ser el mejor en un desempeño. Ser percibido como una referencia y posicionarse como líder en un campo en particular. Ser un experto no es tanto especializarse como ser un especialista.

No es fácil convertirse en el mejor en algo. Aunque, desde luego, merece la pena intentarlo. Como suele decir Kathy Sierra, escritora especialista en management, ser mejor es mejor, más divertido, más satisfactorio y una experiencia más rica.

La primera etapa es la más complicada. Tenemos que formarnos y actualizarnos constantemente, hasta llegar a un nivel técnico en el que podamos dominar todos los entresijos de nuestra profesión.

La siguiente fase es más asequible, y no es otra que darnos a conocer. El autor Andrés Pérez, en su libro Expertología afirma que el método para convertirse en especialista es investigar y adquirir experiencia, organizar y divulgar información sobre tu tema con regularidad. De nada sirve ser un experto en algo si nadie lo sabe.

Hoy en día, las redes sociales han conseguido que promocionarse esté al alcance de cualquiera. No hace falta tener muchos medios para poder hacerlo, webs personales, blogs, Facebook o Twitter,… las posiblidades son enormes, pero llegar a hacerlo de manera correcta ya es otra cosa. Hay que ser conscientes de que, igual que te ayudan, también te dejan más expuesto, te conviertes en transparente. Debes estar lo suficientemente preparado. No olvidemos que si el boca a boca sigue siendo un método efectivo, su versión cuenta a cuenta, lo eleva a la enésima potencia. No hay otra forma de promoción que no sea el trabajo bien hecho.

Pasos obligados para la recuperación.

El presidente de EEUU, Barack Obama, en el discurso sobre el estado de la Unión, ha insistido que “el éxito en este mundo cambiante, hay que buscarlo mediante las reformas, la responsabilidad y la innovación”.

Mientras estamos siendo testigos del inicio de la recuperación de algunos de los países de nuestro entorno, constatamos cómo España, frenada por un modelo productivo ineficaz, sigue aun buscando el camino de salida de una crisis que ha dejado de ser global para ser local, sufriendo los daños de la desconfianza inversora y aumentando los registros de destrucción de empleo.

La situación actual de España, en comparación con otros países con crecimiento positivo en 2010 demuestra una vez más que el verdadero problema español está en un modelo productivo obsoleto, de bajo valor añadido, centrado en el trabajo intensivo, de baja formación, y apoyado en una tecnología convencional de poca productividad.

En este escenario, el sector Construcción ha visto como la inversión privada desaparecía, lastrada por una demanda particular engullida por el stock existente, mientras que la inversión pública padecía los efectos de los recortes presupuestarios del Gobierno. En esta indefinición, un tejido empresarial atomizado, con poca formación y menos recursos se ha visto en grandes dificultades para mantenerse a flote.

En la actualidad, encontrándonos en el vagón de cola del crecimiento europeo, la única salida que nos queda es el cambio de modelo. Un cambio que debería haber estado cimentado en la fallida y tardía Ley de Economía Sostenible, y que en construcción no significa otra cosa que incorporar criterios de innovación, de alto valor añadido, eficiencia energética y sostenibilidad.

Así y todo, debemos ser conscientes que el crecimiento empresarial no conlleva obligatoriamente un crecimiento económico. Es más, en esta nueva normalidad, como se ha llegado a definir la actual situación, y que desde aquí denominamos más bien de crecimiento desconfiado, la recuperación de las empresas tendrá como peculiaridad una menor inversión y una baja creación de empleo, y, por el contrario, una mejora de la productividad y los márgenes de beneficios.

I+P+C

Antes que nada, desear un muy feliz año a todos. Un año lleno de buenos acontecimientos, donde veamos cumplidos todos esos sueños que no hemos podido lograr durante el año que despedimos.

Acaba el 2010, y comienza un nuevo año con un propósito principal: lograr que el balance del 2011 sea más positivo que el del año que dejamos. Para  conseguir este objetivo, el primer paso es desterrar de nuestro vocabulario una palabra: crisis. En estos tres últimos años hemos recurrido a este término para justificar cualquier situación que no podemos controlar, convirtiendo en pasividad cualquier acción que pueda revertir nuestra situación.

El término crisis está avalado por indicadores macroeconómicos, es coyuntural y tiene unos efectos que se escapan a nuestro radio de acción, con connotaciones generales pero con efectos personales. Para la persona, ésta es una época de crisis.

Sin embargo, la empresa debe trasladar el campo de batalla a unos parámetros manejables sobre los que pueda intervenir. Realizar un importante esfuerzo en visualizar la situación actual de la empresa, con visión crítica y la mayor objetividad de la que seamos capaces. Y sobre la base de la retroinformación, abrir un debate de prospectiva. Tras esta importante tarea, la mayoría de las empresas deducirán que necesitan un drástico cambio para sobrevivir. Y esto será así por que el mundo en que vivimos ha cambiado. La sociedad ha cambiado, como ha cambiado el modelo económico. La base sobre la que se han levantado la mayor parte de las empresas ha desaparecido, obligándonos a hacer cambios estructurales que posiblemente nunca nos habíamos planteado. Significará en muchos casos dar un giro de 180º al camino andado estos años y empezar un nuevo proyecto. El comienzo de una nueva singladura como única vía a la supervivencia, camino que haremos armados de Imaginación, Pasión y Confianza.

No podemos pensar más que ésta es una época de crisis: es una época de cambios.

El Ministerio de Industria, el ICO y la SEPI promueven un Fondo de apoyo a las PYMES.

El Ministerio de Industria, Turismo y Comercio, el Instituto de Crédito Oficial (ICO) y la Sociedad Estatal de Participaciones Industriales (SEPI) han presentado hoy el Fondo ENISA, FESpyme, SEPIDES para la Expansión de la PYME, F.C.R. de Régimen Simplificado (Fondo PYME Expansión), aprobado e inscrito por la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV).

El objetivo de este Fondo de capital riesgo es facilitar la financiación de PYMEs e impulsar la sostenibilidad de la economía española en base a lo establecido en el Proyecto de Ley de Economía Sostenible.

De acuerdo con su objetivo fundacional, las inversiones del Fondo PYME Expansión estarán dirigidas prioritariamente a la mejora de la competitividad, el fomento a la capacidad innovadora de las empresas, el ahorro y eficiencia energética, la promoción de las energías limpias, la reducción de emisiones y su eficaz tratamiento, la racionalización de la construcción residencial, extensión y mejora de la calidad de la educación y formación continua y el fortalecimiento y garantía del estado social, entre otros fines.

El patrimonio comprometido del Fondo es de 15.000.000 €, suscrito a partes iguales por sus tres partícipes: Empresa Nacional de Innovación, S.A. (ENISA), Axis Participaciones Empresariales, entidad gestora de FESpyme F.C.R y SEPIDES. La duración del Fondo es de diez años y su periodo inversor es de tres años (prorrogable a cinco). La sociedad gestora del Fondo es SEPIDES GESTIÓN, S.G.E.C.R., S.A., 100% propiedad de SEPIDES.

 Características del Fondo PYME Expansión.

El Fondo PYME Expansión facilitará la promoción y desarrollo de actividades empresariales, orientando sus inversiones a compañías que tengan un alto potencial de crecimiento, preferentemente para proyectos innovadores, que conlleven creación de empleo y generación global de riqueza.

Con ese fin, participará de forma minoritaria y temporal, dada su característica de ser de capital público, en el capital social de pequeñas y medianas empresas no financieras y de naturaleza no inmobiliaria y no cotizadas en el momento de la toma de participación, que estén en fase de desarrollo inicial, aunque también en compañías en fase de expansión que no estén en sus primeros años de vida. La permanencia media estimada del Fondo en el accionariado de las empresas participadas será de cinco años.

Adicionalmente, el Fondo PYME Expansión podrá facilitar préstamos participativos y ordinarios, siguiendo la normativa legal reguladora de los Fondos de Capital Riesgo. Preferentemente, sus inversiones serán de en torno a un millón de euros por proyecto.

Los sectores empresariales hacia los que se orientarán las inversiones serán el medioambiental (eco-innovación, reingeniería de procesos, diseño de productos o servicios sustitutivos de menor impacto contaminante, tratamiento y gestión integral de residuos), el de conocimiento e innovación (salud y biotecnología, energía y cambio climático, construcción sostenible, tecnologías de la información y la comunicación, aeronáutica y sector aeroespacial, nanociencia y nanotecnología) y el social (atención a mayores, dependientes y otros colectivos vulnerables).

Las empresas deberán estar domiciliadas en España, dando preferencia a las inversiones ubicadas en regiones “convergencia” y “phasing out”, de conformidad con el Marco Estratégico Nacional de Referencia de la Política de Cohesión para España fijado por la Comisión Europea.

Los promotores interesados en presentar algún proyecto de inversión habrán de contactar con la sociedad gestora, a través de su página web http://www.sepidesgestion.es, o bien dirigiéndose directamente a SEPIDES GESTIÓN, S.G.E.C.R., S.A., c/ Velázquez, 134 bis, 28006 Madrid (Tfno.: 91 396 15 61).

SEPIDES GESTIÓN procederá, tras la recepción de la información requerida, a realizar los estudios necesarios para analizar la viabilidad de cada proyecto desde las perspectivas técnica, económico, financiera y de gestión empresarial y, en su caso, proceder a la aprobación de la inversión.

En Septiembre…: Exámenes.

Aprovechando unos días de descanso, me apetecía sentarme y pensar cuáles serían las tareas a las que podría dedicarse una empresa de ingeniería, o de construcción, que le diesen un valor añadido a estas semanas de menos actividad.

Éste es un periodo favorable para abrir un debate en la empresa acerca del rumbo que está tomando el sector y los posibles cambios de dirección de la compañía.

La situación del sector se ha vuelto muy complicada. Los recortes del Gobierno en obra pública e infraestructuras ha pillado a la mayoría de las empresas con el paso cambiado. Empresas que, tras la caída del sector privado y los dos planes de inversión local del 2009, han hecho un esfuerzo para acercarse a la contratación pública, y ahora se encuentran en tierra de nadie.

En un panorama como éste, o nos hacemos fuertes en nuestra posición, minimizando los costes y mejorando la competitividad, esperando que el temporal pase, o intentamos el crecimiento, en base a la especialización en campos que nos aseguren cierta productividad, como la rehabilitación, la gestión de inmuebles (facility management) o la sostenibilidad, teniendo claro que la competencia será cada vez mayor.

Una tercera salida es la búsqueda de otros mercados. Países emergentes, con necesidades de infraestructuras aún sin cubrir, un sector privado al alza y un gobierno sin las imposiciones en cuanto a recortes del nuestro.

Otra posibilidad es la agrupación de empresas. No ya fusión de empresas, que es algo más complicado en el que entran otro tipo de circunstancias, sino lo que en banca se ha dado últimamente en llamar fusión fría, que no es otra cosa que mantener la gestión administrativa de la empresa independiente, pero unir los servicios operacionales para poder ofertar de una manera más competitiva, pudiendo aspirar así a contratos más selectivos con menor coste.

En fin, un abanico escaso de posibilidades para un entorno más que complicado.