Archivo de la categoría: Medio Ambiente

Agronautas Málaga

En la tarde de jueves (5 de febrero) asistimos en la sede de La Noria, el centro de innovación social de la Diputación de Málaga, a la presentación del taller Agronautas.

Convocado por el estudio de arquitectura Pez Estudio sobre nuevas realidades basadas en sostenibilidad, la intención es promover redes colaborativas en torno a iniciativas urbanas de carácter medioambiental y sostenible.

Tras una breve exposición de las intenciones, pasamos a ver el resultado de proyectos similares desarrollados en otras ciudades, para acabar con un  brainstorming donde intentamos aportar las ideas generadoras sobre las que poder trabajar.

2015-02-05 19.48.51

Este interesante proyecto podrá ser más fructífero siempre y cuando supla una o varias de las carencias del entorno donde vamos a trabajar, con lo que el comienzo no puede ser otro que buscar y estudio esas deficiencias sociales.

La segunda cualidad es que tenga en cuenta las particularidades que nos vamos a encontrar. Todos los grupos sociales tienen características específicas y, como comentaban muy bien las componentes de PezEstudio, “esos son los ingredientes que van a definir qué plato podemos cocinar”.

Otra característica importante es que sea repetible. Puede suplir una carencia puntual, pero su utilidad social será mayor en tanto pueda extrapolarse, además de que podrá conseguir más fácilmente la ayuda de las administraciones públicas si soluciona un problema reiterativo.

Debe tener un carácter formativo. La formación como punto de partida para el cambio de hábitos hará que el proyecto no se quede en el continente.

Por último, si quiere llegar a la mayor parte de la sociedad posible debe fomentar la participación, a través de acciones como la creación de actividades conjuntas, la promoción en los núcleos donde se encuentre el público objetivo o la utilización de las redes sociales.

Nos gusta la propuesta y estaremos atentos a ver cómo se desarrollan los trabajos.

Plan Integral de Fomento para la Construcción y Rehabilitación Sostenible de Andalucía

El Consejo de Gobierno ha aprobado el Plan Integral de Fomento para la Construcción y Rehabilitación Sostenible de Andalucía, que destinará una dotación estimada de 529,2 millones de euros hasta 2020.

El plan ha sido definido en el seno de la Mesa de la Construcción y Rehabilitación Sostenible de Andalucía, regulada por el Título II del Decreto-ley 1/2014, de 18 de marzo, por el que se regula el Programa de Impulso a la Construcción Sostenible en Andalucía.

Según cita textualmente el Acuerdo: “Este Plan tiene como objetivo la generación de empleo y el desarrollo sólido de las empresas andaluzas en este sector, contribuyendo a mejorar la eficiencia energética del parque de edificios en Andalucía, aumentando la tasa de autosuficiencia energética de nuestra Comunidad y reduciendo el impacto ambiental, todo ello en línea con los objetivos estratégicos marcados por la Unión Europea”.

Las posibilidades de implementación son muy amplias. Solo en el ámbito residencial, Andalucía tiene un millón de edificios construidos antes de 1980, o lo que es lo mismo, anteriores a la NBE-CT-79, Norma Básica de la Edificación de Condiciones Térmicas, de obligado cumplimiento a partir de 1979, y que estuvo en vigor hasta el año 2006.

Anterior a esta se aplicó durante un breve espacio de tiempo el Real Decreto 1490/1975, adoptado principalmente como medida frente a los problemas derivados del encarecimiento del combustible tras la crisis del año 1973. Hasta esa fecha, solo las viviendas acogidas a algún tipo de protección oficial, debían tener en cuenta unas normas muy populares entre los técnicos, las Normas Técnicas de la Edificación, NTE, que se fueron publicando hasta 1975.

Por contra, solo unos 90 mil han sido construidos a partir del 2006, supuestamente dentro del CTE, o así lo cuenta el Plan. Yo dudo de esa cantidad, por la simple razón de que la vigencia del CTE eximía a los Proyectos Básicos de los Edificios que fueron visados con anterioridad a la entrada en vigor, por lo que durante los años siguiente 2007, 2008, y puede que hasta 2009, se siguieron haciendo obras fuera del alcance del CTE.

Aunque el porcentaje de obras relacionadas con la rehabilitación de edificios ha aumentado desde el 2011 (no así en números absolutos), el porcentaje en Andalucía es 6 puntos inferior al del cómputo nacional, lo que indica aún un margen de mejora.

Los objetivos, líneas de actuación y medidas contempladas en este Plan requieren que, para su desarrollo, se establezca un conjunto de instrumentos de planificación y programación sectoriales que los desarrollen de manera coherente.

Para su puesta en funcionamiento, todavía se deben establecer una justificación de cómo instrumentan sus contenidos, así como el marco de recursos financieros que se ponen a disposición de su desarrollo. Esto quiere decir que habrá que estar alerta de cómo se va desarrollando el Plan y de las posibilidades que se vayan presentando, tanto para las empresas, los particulares, como para los profesionales.

100_3744

 

Málaga Amianto Cero reedita la guía básica del amianto

Tal y como recoge la revista digital El Observador, la plataforma Málaga Amianto Cero reedita la guía básica de la uralita, un material cancerígeno, publicada por los ecologistas Paco Puche y Paco Báez.

Es éste un tema muy importante que sobrepasa lo meramente constructiva con consecuencias gravísimas para la salud pública. En éste mismo sitio ya dedicamos en el 2009 un artículo sobre el amianto (enlace).

Por su trascendencia, dejamos aquí enlaces tanto a la guía como a la reseña en El Observador.

El riesgo no solo procede de su presencia en la vía pública. Infinidad de edificios conservan sus cubriciones antiguas de de materiales procedentes del amianto. Es por ello por lo que muchas comunidades han decidido retirar sus cubiertas de fibrocemento por unas nuevas. Estas intervenciones deben realizarse por empresas especializadas y técnicos con experiencia o conocimientos en la materia.

Intervención en cubierta

La fotografía adjunta es un ejemplo de una de las intervenciones que realizamos dentro del Plan de Rehabilitación Integral de Edificios de la Junta de Andalucía, donde se aprecia el antes y después de una sustitución de la chapa de cubrición, deonde además se cambió la tipología de la cubierta, pasando de inclinada a plana no transitable.

La Responsabilidad Social y el Medio Ambiente.

Las empresas son organizaciones que tienen una actividad a desarrollar, y para llevar adelante dicha actividad es necesaria una toma de decisiones continuada que tendrá una serie de impactos, en mayor o menor medida, no sólo económicos, sino sociales y medioambientales.

 La Norma Internacional ISO 26000 sobre Responsabilidad Social ha sido creada como una guía de orientación que pretende ayudar a empresas y organizaciones a contribuir al desarrollo sostenible, incluyendo la salud y el bienestar de la sociedad.

Trata a fondo distintos temas, o materias fundamentales como las denomina, como son los derechos humanos, las prácticas laborales, las prácticas justas de operación o el consumo.

La Responsabilidad Social, como tal, debe ser tomada como una práctica para implementarla integralmente, aunque en este comentario, me gustaría limitarme al apartado en el que se desarrolla las prácticas de medioambiente.

Las actividades de una empresa tienen un evidente impacto medioambiental. Para disminuirlo, la ISO 26000 apuesta por la adopción de un sistema de gestión que incluya un estudio de las consecuencias de cada una de las actividades y decisiones, que de cómo resultado una serie de principios y medidas que a tener en cuenta tanto en la planificación estratégica, como en la gestión diaria de la actividad. Estos principios son los siguientes:

 Principios estratégicos:

  1. Prevención de la contaminación
  2. Uso sostenible de los recursos
  3. Mitigación del cambio climático y adaptación
  4. Protección y recuperación del medioambiente natural

 Criterios de gestión:

  • Responsabilidad ambiental: una empresa debe aceptar la responsabilidad del impacto medioambiental provocado por su actividad.
  • Prevención: La prevención debería ser una de las bases de enfoque frente a cualquier riesgo de impacto ambiental.
  • Gestión de riesgos ambientales: una empresa debería implementar programas utilizando una perspectiva de la sostenibilidad y basada en riesgos para evaluar y reducir los riesgos ambientales a raíz de actividades, productos y servicios, así como respuesta ante cualquier posible emergencia.
  • Valoración de los impactos producidos: Una organización debe ser consciente del coste de la contaminación provocada por sus actividades, productos y servicios, así como de los gastos de las medidas de reparación.
  • Una organización debería considerar los impactos ambientales de sus actividades, productos y servicios a lo largo de su ciclo vital.
  • Producción más limpia y eficiente, mediante la utilización de recursos de manera más eficaz y generando menos contaminación y residuos.
  • Gestión de compra sostenible, considerando el impacto ambiental dentro del uso de sus funciones.