Pasos obligados para la recuperación.

El presidente de EEUU, Barack Obama, en el discurso sobre el estado de la Unión, ha insistido que “el éxito en este mundo cambiante, hay que buscarlo mediante las reformas, la responsabilidad y la innovación”.

Mientras estamos siendo testigos del inicio de la recuperación de algunos de los países de nuestro entorno, constatamos cómo España, frenada por un modelo productivo ineficaz, sigue aun buscando el camino de salida de una crisis que ha dejado de ser global para ser local, sufriendo los daños de la desconfianza inversora y aumentando los registros de destrucción de empleo.

La situación actual de España, en comparación con otros países con crecimiento positivo en 2010 demuestra una vez más que el verdadero problema español está en un modelo productivo obsoleto, de bajo valor añadido, centrado en el trabajo intensivo, de baja formación, y apoyado en una tecnología convencional de poca productividad.

En este escenario, el sector Construcción ha visto como la inversión privada desaparecía, lastrada por una demanda particular engullida por el stock existente, mientras que la inversión pública padecía los efectos de los recortes presupuestarios del Gobierno. En esta indefinición, un tejido empresarial atomizado, con poca formación y menos recursos se ha visto en grandes dificultades para mantenerse a flote.

En la actualidad, encontrándonos en el vagón de cola del crecimiento europeo, la única salida que nos queda es el cambio de modelo. Un cambio que debería haber estado cimentado en la fallida y tardía Ley de Economía Sostenible, y que en construcción no significa otra cosa que incorporar criterios de innovación, de alto valor añadido, eficiencia energética y sostenibilidad.

Así y todo, debemos ser conscientes que el crecimiento empresarial no conlleva obligatoriamente un crecimiento económico. Es más, en esta nueva normalidad, como se ha llegado a definir la actual situación, y que desde aquí denominamos más bien de crecimiento desconfiado, la recuperación de las empresas tendrá como peculiaridad una menor inversión y una baja creación de empleo, y, por el contrario, una mejora de la productividad y los márgenes de beneficios.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s