Las nuevas oportunidades de la ministra.

Esta semana, hemos tenido declaraciones de la ministra de Vivienda, Beatriz Corredor, en relación al CTE, las oportunidades que genera y su próxima actualización (y van…) para finales de año. No voy a criticar esta vez el hecho de que constantemente se estén publicando anexos, separatas, fe de errores y actualizaciones del Código Técnico. No dudo que “debe actualizarse permanentemente en atención a la demanda de la sociedad, a la evolución técnica y al avance del conocimiento”. Otra cosa es que ni siquiera se planteen los gastos y molestias creadas a técnicos y empresas.

Sí me gustaría centrarme en lo que más importa actualmente, y no es otra cosa La ministra ha subrayado que “en aplicación de las nuevas exigencias, las empresas fabricantes de materiales de construcción, y los profesionales y trabajadores especializados en ellas, tienen también nuevas oportunidades de innovación y de actividad “.

Corredor ha asegurado que la construcción residencial está obligada a aprovechar la oportunidad que le da la coyuntura para reconvertirse y adaptar su actividad hacia los sectores que han demostrado ser más resistentes a la crisis del sector, y que están mostrando un mayor dinamismo; y estas oportunidades pasan por la promoción de vivienda protegida de la más alta calidad, la rehabilitación de viviendas y edificios y la renovación urbana”. En este sentido, ha explicado que “estos ámbitos requieren incorporar criterios de innovación, de eficiencia energética, de sostenibilidad y de nuevas tecnologías, aprovechando el reconocido liderazgo de nuestro país en sectores emergentes como las energías renovables. Por ello, los empresarios y los profesionales que ahora apuesten por esta necesaria adaptación serán los que se encuentren en mejor posición para afrontar y acompañar la nueva etapa de reconversión del sector. Y todos, y en primer lugar los responsables políticos, debemos contribuir a este cambio de tendencia”.

En este mundo perfecto que plantea la ministra, las empresas son capaces de destinar gran parte de sus esfuerzos a la búsqueda de soluciones que se adapten a la nueva situación planteada, olvidándose de los problemas del día a día, como generar liquidez, mantener el personal y dar salida al stock que se acumula sin remedio. O una de dos, o para la señora ministra seguimos en marzo de 2004, o cree que esto es Alemania. Todo esto está muy bien, de haberse efectuado a tiempo. Ahora las empresas están exhaustas, los técnicos intentando sobrevivir y los inversores escondidos. Cambiamos el tablero de juego sin haber preparado antes a las empresas, ahora sólo la elite que forma el vértice de la pirámide es capaz de responder ante la situación actual, pero es insuficiente para tirar del carro de todo un país. El resto, a sobrevivir. Una generación perdida.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s