La construcción residencial en España. Estado actual.

Beatriz Corredor, ministra de Vivienda, ha puesto cifras esta mañana a algo que cualquiera puede constatar, y es el brutal parón sufrido por la construcción a lo largo de este año. Resulta que las viviendas que comenzaron a construirse durante este tercer trimestre alcanzaron los 33.140 inmuebles, lo que supone una caída del 47,2% respecto al mismo periodo del año anterior, y si lo comparamos con el trimestre inmediatamente anterior, el descenso ha sido del 19,6%.

En datos interanuales, en los últimos doce meses vamos, se iniciaron un 35,1% menos de viviendas, hasta situarse en 444.544. De las 33.140 viviendas iniciadas en el tercer trimestre, 16.674 eran viviendas libres y 16.466 viviendas protegidas. Las primeras se redujeron un 60,8% respecto a igual periodo de 2008 y un 19,3% en relación al segundo trimestre, mientras que las protegidas cayeron un 20% en tasa intertrimestral y un 18,3% en comparación con el tercer trimestre de 2008.

Es precisamente, desde la VPO de donde nos llega el único dato de crecimiento, y es que la Mesa de Seguimiento Financiero del Plan Estatal de Vivienda y Rehabilitación (PEVR) 2009-2012, integrada por el Ministerio de Vivienda y las patronales de banca y cajas, entre otros, constataron este lunes que el crédito para compra de viviendas protegidas (VPO) volvió a crecer en términos interanuales en el mes de noviembre. La vivienda protegida está resultando la vía de escape de las pocas empresas decididas a seguir en el sector. A pesar de todo, con todo, la iniciación de viviendas protegidas descendió un 18% en el tercer trimestre, si bien Corredor achaca esta caída a factores estacionales.

Desde luego, parece difícil que la construcción residencial repunte con 700.000 viviendas de stock en venta, por mucho que el ministro de Trabajo anime a comprar una vivienda en 2010 “porque, si es de primera residencia, podrá desgravar”, y en 2011 “seguramente no se podrá hacer” con lo que el comprador ahorra dinero. No parece que la mejor ayuda a la venta sea eliminar las ayudas, por mucho que dejen un año de por medio.

El Gobierno debería darse cuenta de que la mayor parte de los poseedores de esas viviendas en venta son pequeños y medianos inversores que, si bien es cierto que cada uno debe responder de la idoneidad de la inversión realizada, no es menos cierto que tienen ese dinero inutilizado sin poder volver a invertirlo en otros sectores. La década prodigiosa de la inversión inmobiliaria ha dado como principal consecuencia la pérdida de una generación de inversores, una generación de emprendedores (grosso modo, evidentemente no es el 100%) robada a las tecnologías, las renovables, a los servicios y otros mercados de mayor valor añadido, que hay que recuperar cuanto antes.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s