La Responsabilidad Social y el Medio Ambiente.

Las empresas son organizaciones que tienen una actividad a desarrollar, y para llevar adelante dicha actividad es necesaria una toma de decisiones continuada que tendrá una serie de impactos, en mayor o menor medida, no sólo económicos, sino sociales y medioambientales.

 La Norma Internacional ISO 26000 sobre Responsabilidad Social ha sido creada como una guía de orientación que pretende ayudar a empresas y organizaciones a contribuir al desarrollo sostenible, incluyendo la salud y el bienestar de la sociedad.

Trata a fondo distintos temas, o materias fundamentales como las denomina, como son los derechos humanos, las prácticas laborales, las prácticas justas de operación o el consumo.

La Responsabilidad Social, como tal, debe ser tomada como una práctica para implementarla integralmente, aunque en este comentario, me gustaría limitarme al apartado en el que se desarrolla las prácticas de medioambiente.

Las actividades de una empresa tienen un evidente impacto medioambiental. Para disminuirlo, la ISO 26000 apuesta por la adopción de un sistema de gestión que incluya un estudio de las consecuencias de cada una de las actividades y decisiones, que de cómo resultado una serie de principios y medidas que a tener en cuenta tanto en la planificación estratégica, como en la gestión diaria de la actividad. Estos principios son los siguientes:

 Principios estratégicos:

  1. Prevención de la contaminación
  2. Uso sostenible de los recursos
  3. Mitigación del cambio climático y adaptación
  4. Protección y recuperación del medioambiente natural

 Criterios de gestión:

  • Responsabilidad ambiental: una empresa debe aceptar la responsabilidad del impacto medioambiental provocado por su actividad.
  • Prevención: La prevención debería ser una de las bases de enfoque frente a cualquier riesgo de impacto ambiental.
  • Gestión de riesgos ambientales: una empresa debería implementar programas utilizando una perspectiva de la sostenibilidad y basada en riesgos para evaluar y reducir los riesgos ambientales a raíz de actividades, productos y servicios, así como respuesta ante cualquier posible emergencia.
  • Valoración de los impactos producidos: Una organización debe ser consciente del coste de la contaminación provocada por sus actividades, productos y servicios, así como de los gastos de las medidas de reparación.
  • Una organización debería considerar los impactos ambientales de sus actividades, productos y servicios a lo largo de su ciclo vital.
  • Producción más limpia y eficiente, mediante la utilización de recursos de manera más eficaz y generando menos contaminación y residuos.
  • Gestión de compra sostenible, considerando el impacto ambiental dentro del uso de sus funciones.

Un pensamiento en “La Responsabilidad Social y el Medio Ambiente.”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s